Tradición y vanguardismo desde 1940

Los inicios de la marca Vielong

Vielong comenzó su actividad en 1940 en Valencia, en un pequeño local situado en pleno corazón del barrio de Ruzafa. Por aquel entonces, el equipo contaba con tan solo tres personas y centraba su negocio en la fabricación de brochas de afeitar y pinceles de pintura de pared tradicionales. En sus inicios, la empresa fue fundada con el nombre de Villalonga, segundo apellido de su fundador: Juan Bautista Julián Villalonga.

Con el paso de los años, la empresa fue evolucionando y, con ello, cambió, en cierto modo, el rumbo del negocio, centrando su actividad en el sector de la belleza y el aseo personal. De esta forma, continuó con la fabricación de brochas y maquinillas de afeitar y se inició en la fabricación de pinceles y brochas para maquillaje, consiguiendo así abarcar tanto el sector masculino como el femenino. Además, de forma complementaria, comenzó con la distribución de otros productos de perfumería, que se convirtieron en el complemento perfecto de la actividad principal de la empresa.

Todas y cada una de las piezas se fabricaban, desde los inicios, de forma completamente artesanal y cuidando hasta el último detalle, utilizando materias primas de gran calidad como el pelo de tejón. Con el paso del tiempo, por el volumen del negocio, se hizo necesaria la presencia de una máquina de apoyo para agilizar el proceso de fabricación, revolución que supuso un ahorro en los tiempos de trabajo y una mejora en el producto resultante. Sin embargo, esto no afectó a la esencia de la marca, pues en la elaboración del producto continuaba siendo protagonista la fabricación artesanal en prácticamente todo el proceso.

Cambio de imagen y crecimiento de Vielong

30 años después del nacimiento de la marca, Juan Julián, hijo del fundador, tomó el mando de la empresa siendo muy joven, con apenas 22 años. El hecho de ser tan joven no fue un problema, pues llevaba la esencia del negocio embebida en su ADN.

Su entrada supuso un punto de inflexión que resultó en una etapa de cambios y crecimiento. Lo más significativo fue el cambio de nombre de Villalonga a Vielong, factor que dio a la empresa un aire más moderno, respetando en todo momento su esencia tradicional. Esto fue ligado a un notable crecimiento en el volumen del negocio que supuso la incorporación de nueva plantilla hasta formar un equipo de alrededor de 20 personas.

Más adelante, Vielong se adentró en el mercado internacional, gracias a la asistencia de la marca a ferias internacionales, en las que conquistó los mercados americano, árabe y europeo.

Finalmente, incorporó a su modelo de negocio la distribución de ciertos productos relacionados con el afeitado tradicional como Proraso y Tenax, y con la higiene personal como Marvis, marcas de las que Vielong continúa siendo distribuidor oficial en España y Portugal.

Diferenciación: Brochas de pelo de caballo

Vielong ha sido y es un referente en la fabricación de brochas de afeitar con pelo natural. La prohibición de la caza del tejón llenó el mercado de brochas de afeitar de pelo sintético, que intentaba imitar al natural pero no lo conseguía. Con el fin de continuar con la esencia de lo natural, Vielong apostó por fabricar sus brochas a base de pelo de caballo, ya que de esta forma no era necesario sacrificar al animal para obtenerlo: a la llegada de la primavera se produce el esquilado y se extrae el pelo de la crin y de la cola del caballo, un proceso en el que el animal no sufre en absoluto.

Actualmente, Vielong se ha convertido en el único fabricante de brochas de pelo de caballo a nivel mundial. Obtiene el pelo de caballos de raza europea, procedente de excelentes proveedores. Tras más de 75 años de actividad, Vielong sigue apostando por la utilización de materias primas naturales y de alta calidad para el desarrollo de sus productos.